QUE PRECIOS EN DOLARES HAY QUE PAGAR PARA PASAR LAS VACACIONES CERCA.

Para esta nueva temporada todos los análisis coinciden en que los básicos que no pueden faltar son piscina, parrilla, lugar para guardar el auto, y buena conectividad para quienes combinan ocio y teletrabajo.

Las familias jóvenes siguen impulsando la demanda de alquileres en countries y barrios privados para el próximo verano, como así también en zonas abiertas en donde predominan las casas tipo quinta con lotes desde los 1000 m2 y añosas arboledas.  Entre las exigencias rankean al tope la piscina, buena conectividad que permita teletrabajar y estar cerca de buenas áreas de servicios. Todo esos factores  animan a quienes toman la decisión por anticipado.

En las inmobiliarias y desarrolladoras reciben consultas de interesados que también concretan acuerdos por alquileres en las distintas urbanizaciones cerradas ubicadas en los tres ejes del Gran Buenos Aires (GBA), pactándose en dólares y con aumentos qué oscilan en un 15% máximo,  para zona norte, en comparación con la temporada 2020 y en incrementos de menor porcentaje o casi nulos para el resto de las zonas.

Para el caso de Zona Norte,  el promedio de una casa de 3 dormitorios con pileta es de USD 3500 solo por enero. Por el momento, los propietarios no están dispuestos a bajar los valores publicados, pero se estima que más cerca de fin de año quizás se pueda negociar una disminución, supeditado a la cantidad de casas haya en oferta.

En el partido de Pilar, territorio que más urbanizaciones ofrece, en los últimos días se cerraron más de 250 contratos. En su mayoría, familias jóvenes que ocuparán las viviendas de 3 dormitorios a partir de diciembre.

Por otro lado, en la zona oeste, en Ituzaingó, por ejemplo, son buscados los barrios privados que están cerca del Acceso Oeste, también la demanda consulta por Moreno, General Rodríguez y Luján, donde las cotizaciones descienden un poco en relación con el norte del GBA.

Los valores de las locaciones, por ahora, oscilan entre USD 1.800 y 2.500 al mes.  Parte de gente que elige alquilar primero en los barrios cerrados, luego decide comprar el lote y construir su propiedad para mudarse de forma permanente. Por otro lado, en zonas abiertas como Parque Leloir (declarado zona ecológica) y sus alrededores, las cuales se caracterizan por su predominante entorno verde de especies añosas, calles tranquilas y cercanía con Polos gastronómicos  y de oficinas de primer nivel, predominan también los alquileres de temporada de propiedades de variado porte y estilo con valores similares a las propiedades ubicadas en Barrios Cerrados y/o countries, aunque en estos últimos los valores puedan defenderse un poco mas debido a la alta demanda de seguridad que buscan los inquilinos.

Desde hace unos años se comenzó a impulsar la tendencia por parte de los propietarios de alquilar por un mes de temporada o incluso dos sus viviendas permanentes con el objetivo de vacacionar con el dinero recaudado en otro lugar o simplemente juntar una buena suma de dinero que sirva para la mantención anual del inmueble, reformas o simplemente tener una fuente de ahorro en dólares. Frente a la situación económica actual y al impulso que la pandemia a generado en este tipo de alquileres, esta tendencia se a incrementado fuertemente durante el año pasado y se estima que este año se mantendrá igual.

A diferencia de años anteriores las consultas se iniciaron muy tempranamente, potenciado por el contexto de pandemia que aún se mantiene y la demanda privilegia la comodidad de la cercanía con las grandes ciudades.

La pandemia impulsó nuevos negocios inmobiliarios. Tener una casa para alquilar en un country o en una buena zona abierta es una buena inversión que hoy se puede hacer en bienes raíces. Así, la rentabilidad promedio es de 6 y 7% anual, tres veces más que un alquiler convencional.